General

Face Value, de Phil Collins: la adultez de la generación “baby boom”

Escrito por Ademir / 27 de enero de 2010

En los inicios de los ochenta, el pop de inmediato ocupó el lugar del punk en las preferencias del público. La obsesión de décadas anteriores por una presentación juvenil a ultranza de este estilo, ya no tuvo lugar. Se gestaron interesantes ofertas musicales que colmaron las expectativas de aquellos nacidos en los años de posguerra, Phil Collins y su disco “Face Value” de 1981 es una muestra de ello.

En estos tiempos, los artistas se demandaban portavoces de sus anhelos y angustias, propias de la adultez. Ahondemos en estos derroteros de la música de los ochentas, a continuación.

Para gente grande

Un ejemplo patente de este requerimiento de seriedad que cierto sector del público solicitaba a las nuevas tendencias musicales, en especial al pop británico, se puede hallar en el disco “Face Value” (1981) de Phil Collins. El baterista del grupo Genesis lanzó un álbum, este álbum en solitario, y logró establecerse como número uno en las listas de ventas del Reino Unido durante muchas semanas.

La clave de esta aceptación extraordinaria se puede comprender en esa eclosión de madurez que la generación del “baby boom” estaba experimentando por ese entonces. El principal motivo inspirador de los temas de este recopilatorio, fue la separación matrimonial del Phil Collins. Por lo consiguiente se trataba de temas formales, emotivos y propios de la cotidianidad sentimental de la adultez. “Face Value” se convirtió en un disco obligado para las personas divorciadas de ese tiempo.

Un tema de antología

Phil Collins adaptó la canción “How Can You Sit There”, uno de los más destacados de Face Value, para que fuera el tema principal de la cinta “Against All Odds” (1984) del cineasta Taylor Hackford. Este sencillo logró ganancias millonarias para Collins y le ganó una nominación a los premios Oscar.

Curiosamente, Phil Collins fue de los primeros bateristas que al lanzarse por su cuenta obtuvieron grandes logros en los Estados Unidos, en esa aurora de los ochenta. Don Henley del grupo The Eagles fue otro baterista destacado en esos años, por su álbum “The End of the Innocence”.

Otros cortes destacados del disco “Face Value” de Phil Collins fueron “In the Air Tonight”, “Behind the Lines”, “I Missed Again”, “If Leaving Me Is Easy” y “Tomorrow Never Knows”. El siguiente trabajo de Phil Collins, el disco “Hello, I Must Be Going!” (1982), siguió esta misma línea de introspección madura y sentimental.

Tags: , , , , , , , , ,

No hay comentarios

No comments yet. ¿Quieres dejar un comentario?

Leave a comment