Mundo Música > Artistas Destacados|Mundo Música > Canciones Emblemáticas|Mundo Música > Conceptos Musicales|General|Mundo Música > Géneros|Música de los 70 > Grupos Musicales Setenteros|Música de los 70 > Las mejores Canciones de los 70|Música de los 70

El lado oscuro de AC DC

Escrito por Ademir / 5 de junio de 2009

Para celebrar la exitosa gira que lleva a cabo el grupo de hard rock australiano AC DC por Europa, deseamos elaborar un comentario acerca de un aspecto de su propuesta musical que siempre ha generado polémica, y concierne al supuesto satanismo que se desprende de sus mejores temas. Pronto veremos hasta qué punto ha sido exagerado este detalle, y como demuestra el valor contracultural de AC DC.

La relación entre rock y satanismo se extiende hasta los tiempos del blues, su género antecesor directo.

Una larga vinculación

Existe una leyenda urbana que narra como el músico Robert Johnson vendió su alma a las fuerzas del mal en el cruce de una autopista de Missisipi. Del mismo modo Elvis Presley, The Rolling Stones o The Beatles, han sido relacionados de alguna u otra manera a la difusión de mensajes subliminales ocultos en sus temas en donde fomentan el rechazo a la tradición cristiana y la glorificación de un paganismo satanizante.

En este sentido, el ocultista Aleister Crowley y la Iglesia de Satán de Anton Lavey han sido vinculados con varias famosas bandas de rock como fuente inspiradora y guías de vida.

La fuerza innombrable de AC DC

En el caso de AC DC probablemente ese supuesto satanismo les haya sido adjudicado por su estrecha vinculación, manifiesta incluso en varias giras compartidas, con la banda británica Black Sabath. En especial algunos temas de AC DC, junto a una famosa portada, del disco Highway to Hell, acaso el segundo mejor álbum del grupo, luego de Back in Black, en donde se representa al líder de AC DC, Angus Young, ataviado con cuernos y cola de diablo, han sido mencionados como prueba de esta posible tendencia demoniaca del popular grupo australiano.

Lo cierto es que muchos de estos detalles, se encaminan más a expresar un rechazo a lo establecido, y a una defensa de las formas alternativas de cultura. AC DC es una catarsis que libera la fuerza innombrable del corazón humano: su labor es un humanismo “sui generis” pero no va más allá de eso. Incluso hoy día, instituciones gubernamentales premian a jóvenes destacados por su labor social, con entradas a los conciertos de AC DC, como sucedió recientemente en Guadalajara, gracias al concejal de juventud Jaime Carnicero.

El Jinete Nocturno en la Autopista al Infierno

Además la canción Highway to Hell, que inicia las acusaciones de satanismo en la música de AC DC bien podría estar inspirada en cierto personaje de la cinta futurista australiana Mad Max (1979), protagonizada por un joven Mel Gibson, y dirigida por el exitoso George Miller. The Night Rider, un antagónico en la trama de esta producción, parecería exhibir el mismo mensaje vital del tema de AC DC, que más que denostar la vida, como la cultura satánica invita, propone experimentarla más allá de toda (falsa) moral: como un Nietzsche finisecular.

Tags: , , ,

No hay comentarios

No comments yet. ¿Quieres dejar un comentario?

Leave a comment