Mundo Música > Artistas Destacados|Música de los 80 > Grandes Cantantes Ochenteros|Mundo Música > Grandes Compositores|Música de los 80

Duke, génesis del pop

Escrito por Lidia / 5 de febrero de 2009

Luego de la partida de Peter Gabriel en el año 1975, Génesis ya era una banda de culto, pero buscaba redefinirse. Así lo hizo en 1980 con Duke, un álbum con el cual la agrupación británica se reinventó con la figura de Phil Collins como estandarte.

Con Duke, el conjunto lograba algo que no había conseguido hasta entonces: encabezar los rankings mundiales. En este disco, Collins, hasta entonces limitado a la batería, se afianza como nuevo líder y cantante; al mismo tiempo, él, junto a los otros miembros de la banda que quedaban, Mike Rutheford (bajo) y Tony Banksy (teclados), se acercan al pop y dejan en el pasado la etapa de rock progresivo o sinfónico que Génesis llevaba desde su nacimiento a fines de los sesenta, etapa en la cual se había destacado como frontman Peter Gabriel.

Eso no significa que con Collins como líder la banda dejara de lado completamente la esencia progresiva, sino que el rumbo determinante era otro: el pop/rock. Y si bien el ahora trío (también se había ido el guitarrista Steve Hacket, en 1977) ya había incursionado en este género con el álbum And then were three de 1978, es con Duke que muestran definitivamente sus credenciales pop. De hecho, temas como el hit “Turn It On Again”, “Alone” y “Misunderstanding”, pueden considerarse clásicos del género.

No fue casual entonces, que a partir de Duke, los escuchas y fans de Génesis se ampliaran, al punto que sus ventas en todo el mundo lograron cifras inéditas para la agrupación; aunque, para muchos, la mejor época del grupo había quedado atrás, bajo el influjo de Peter Gabriel.

Duke puede considerarse un disco conceptual, ya que durante su gestación Collins estaba en una etapa melancólica, producto de una reciente separación sentimental. Pero tampoco faltan en el álbum referencias al Star Sistem y a la comunicación de masas, por lo que también desde esa óptica podría concatenarse una relación entre los temas que lo componen. Otro dato destacable es que el nombre del álbum (Duke, pato en inglés) hace alusión al sonido de un sintetizador con el cual comenzaban muchas de las canciones del disco. El sintetizador, toda una marca de época que signaría sin dudas la década del ochenta.

Lo cierto es que Duke quedó en la historia de Génesis como un álbum bisagra: antes, el rock progresivo y encriptado de Peter Gabriel; después, la maquinaria mundial que de la mano de Phil Collins se consagraría como estandarte del Pop. De esta última etapa, que se prolongaría hasta fines de los noventa con el final de la banda, también se destacan en otros álbumes que ya son clásicos de los ochenta: Abacal (1981), Génesis (1983) y, principalmente, Invisible Touch (1985).

Según pasan los años

Después de Génesis habría más vida, como bien lo supo Peter Gabriel en los setenta. Collins, luego de su partida del grupo en 1996 se ha dedicado definitivamente a su carrera como solista, y de vez en cuando se lo puede ver en la pantalla despuntando su gusto por la actuación. Por su parte, Banks y Rutherford probaron seguir durante algunos años más con la banda, pero ya Génesis como ícono de la música estaba totalmente desvirtuado, por lo que el intento quedó frustrado prontamente.

Tags: , , ,

No hay comentarios

No comments yet. ¿Quieres dejar un comentario?

Leave a comment